Si bien en este sitio hacemos foco en la mejora de nuestras vidas a través de métodos naturales, no podemos dejar de lado el nuevo fenómeno del coaching ontológico.

¿Qué es el coaching ontológico?

El coaching ontológico es una nueva práctica de acompañar a las personas para que puedan alcanzar objetivos para ellas extraordinarias, superando sus propias limitaciones y aumentando sus fortalezas.

En esta práctica suelen intervenir dos actores:

  1. Un coach (el profesional)
  2. Un coacheé (el receptor de las sesiones).

Un coach es alguien que a partir de su disciplina y conocimiento en la ontología del lenguaje, acompaña al coacheé a atravesar la brecha entre el lugar en el que se encuentra y aquel que desea llegar, pero que actualmente no lo logra.

Durante ese proceso ontológico, se aclaran objetivos, metas a alcanzar, y también se acuerdan acciones en pos de ello.

¿Cómo funcionan las sesiones de coaching?

En el mundo del coaching ontológico, se trabaja sobre nuestra forma de ver e interpretar el mundo. Todo coach asume que cada uno de nosotros tiene una visión establecida del mundo que es la que determina la manera de actuar en la vida. Esto significa: las interpretaciones que tenemos de lo que ocurre a nuestro alrededor inciden de manera directa en el modo que actuamos.

Nosotros como coachées al revistar que tipo de observadores estamos siendo, podemos empezar a relacionarnos de una nueva manera con el mundo y con los demás, modificando de esta manera nuestra manera de actuar y por ende, de la realidad que nos rodea.

Durante un proceso de coaching empezamos a generar resultados diferentes. Ampliando nuestra mirada, logramos reflexionar sobre cuál el mejor plan de acciones que deberíamos ejecutar para hacer posible llegar al objetivo definido en un principio.

El cambio desde adentro

Esta nueva disciplina emergente presenta un proceso transformacional, en el cual el coacheé a partir del presente que está viviendo y aceptando las circunstancias que transita, elige y diseña el futuro que quiere vivir a partir de la conexión con sus deseos más íntimos. No lo hace evitando de aquello que quiere modificar sino que dibuja su destino como si fuese un paisaje en el que le gustaría estar presente.

Un coach ontológico profesional trabaja en lo profundo del Ser, para que su nueva mirada le haga posible alcanzar aquello que se propone. Es por ello que se habla de un aprendizaje, en el que se abandona aquello que ya no nos sirve, que nos ata a lo conocido, se conserva lo que sí nos resulta útil, y nos predispone a adquirir nuevas competencias que permitan alcanzar resultados extraordinarios. Va más allá del simple hecho de diseñar nuevas acciones que cambien el resultado.

¿Para qué sirve un coach personal?

En el ámbito privado, el coaching personal ha demostrado los siguientes beneficios:

  • Aprender a resolver los problemas.
  • Mejorar la gestión y las habilidades interpersonales.
  • Mejor relación con los compañeros del trabajo.
  • Mayor conciencia de sí mismo.
  • Mejor establecimiento de metas.
  • Aumento de la confianza.
  • Mejora de la calidad de vida.
  • Mejora las habilidades de comunicación.
  • Mejora de la salud o condición física.
  • Mejores relaciones familiares.
  • Aprenda cómo identificar y actuar sobre las necesidades de desarrollo.
  • Ser más eficaz, asertivo en el trato con la gente.
  • Tener un impacto positivo en el rendimiento.
  • Mejor capacidad de ver las nuevas perspectivas.
  • Adquirir nuevas habilidades y capacidades.
  • Desarrollar una mayor adaptabilidad a los cambios.
  • Más equilibrio vital.
  • Bajar los niveles de estrés.

Hoy el coaching ontológico es la principal y más eficaz forma de Desarrollo, tanto en el ámbito empresarial, como profesional y personal.

Llámenlo Coaching Profesional, Coaching Ejecutivo, Coaching de Vida, o Coaching Corporativo… Como sea que fuere, este nuevo fenómeno es uno de los servicios más efectivos al día de la fecha para lograr el bienestar personal.

Pin It on Pinterest

Share This